Per tutti quelli che, fermandosi a contemplare il tramonto per quei cinque minuti da quando il sole inizia a toccare l'acqua a quando scompare completamente, sono riusciti, anche solo che per un attimo, a sentire il ribollire del mare all'orizzonte.
Le mie foto
Nome:
Località: Genova, Genova, Italy

martedì 14 aprile 2009

Neruda


Lo sto proprio snobbando questo blogghettino, è da quasi un anno che non scrivo più...poveretto!
Neppure 'sta volta scriverò molto, anche perchè ultimamente sono un po' titubante ad approfondire alcuni argomenti o scrivacchiare su certe idee che spesso mi ruotano attorno come pipistrelli affamati.
Non è neppure il caso di scrivere sul nostro beneamato...Silviuccio, tanto.. che altro se ne potrebbe dire?
Per questo non mi rimane che fare un regalino ad una persona che... saprà che è per lei.



Poema 20 - Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos."

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,
y estos sean los ultimos versos que yo le escribo.



1 Comments:

Anonymous Anonimo said...

Es siempre un placer releer mi poema preferido... :) Lo mejor del 'Número 20' es que, siendo tan sencillo y profundamente humano, resulta divino. El poeta quiere autoconvencerse de algo, pero la realidad es más fuerte. Quien siente la poesía comprende que no serían los últimos versos...

21 aprile, 2009 19:22  

Posta un commento

Links to this post:

Crea un link

<< Home